Podemos permitirnos tener cercanía con la gente

Muchos de nosotros tenemos patrones profundamente inculcados de sabotear las relaciones. Algunos podemos terminar instintivamente una relación una vez que esta llega a cierto grado de cercanía e intimidad.

Cuando empezamos a sentirnos cerca de alguien, podemos decir que esa persona tiene cero defectos de carácter, y luego hacerlos tan grandes, que es lo único que le podemos ver. Podemos retirarnos o empujar a la persona para crear distancia. Podemos empezar a criticarla, una conducta que seguramente provoca distanciamiento.

Podemos tratar de controlar a la persona, una conducta que impide la intimidad.
Podemos decirnos a nosotros mismos que no queremos o necesitamos a otra persona, o asfixiar a la otra persona con nuestras necesidades.

A veces nos derrotamos a nosotros mismos tratando de tener cercanía con gente que no está en condiciones para la intimidad, gente con adicciones activas o que no quiere tener cercanía con nosotros.

A veces escogemos gente con defectos particulares para que cuando llegue el momento de la cercanía, podamos tener un pretexto para escapar.

Estamos asustados y nos da miedo perdernos a nosotros mismos. Tememos que la cercanía signifique que no seamos capaces de ser nosotros mismos para cuidar de nosotros mismos.

En esta nueva etapa de nuestra vida estamos aprendiendo que esta bien que nos permitamos tener cercanía con la gente. Estamos escogiendo relacionarnos con gente sana, segura, de modo que la cercanía es una posibilidad. Cercanía no significa que tengamos que perdernos a nosotros mismos, o nuestra vida.

Como alguien dijo alguna vez, estamos aprendiendo que podemos ser nosotros mismos con la gente, aunque tengamos cercanía con ella, aunque la otra persona tenga algo que necesitemos.

El dia de hoy estaré disponible para la cercanía y la intimidad con la gente, cuando esto sea apropiado. Siempre que sea posible, me permitiré ser como soy, dejare que los otros sean como son y disfrutare del vinculo y de los sentimientos agradables que hay entre nosotros.

About the Author: Lic. Jhon Montalvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *